miércoles, 9 de abril de 2008

ENCUENTRO EN CAJAMARCA o el trágico "contacto" de dos mundos


Para tener una idea de las características de la llamada "Conquista" española en territorios americanos (a mi no me gusta este concepto. Conquista sugiere seducir, o "ganarse" a alguien, en este caso se trataría más de una invasión, con todas sus letras, con rasgos de genocidio, como varias cifras de estudios serios indican) bien podríamos remitirnos a pasajes emplemáticos y también a canciones, murales y otras obras que los han recogido, haciendolos parte de la memoria colectiva impregnada en una cultura. Este es el caso de "Encuentro en Cajamarca" del cantautor argentino Víctor Heredia, permanentemente homenajeado en este espacio.

Encuentro en Cajamarca trata los hechos verídicos por los cuales el conquistador del Perú Francisco Pizarro (recordado como uno de los más crueles) crea una celada (trampa militar) a Atahualpa, empleando al sacerdote Valverde. Atahualpa recibe desarmado a los españoles para tener un primer encuentro, estos le hacen ver que de acuerdo al la biblia, Atahualpa debe cambiar de religión y someterse a los españoles. Como los incas no utilizaban la escritura, Atahualpa intenta escuchar, literalmente, la biblia, pero al no oir nada ni encontrarle sentido a lo que se le decía la vota como un instrumento inservible. Pizarro con esto manda a sus huestes que mantenía ocultas y preparadas para el ataque a capturar a Atahualpa y su comitiva, empleando cañonazos y armas. Los incas asustados y desarmados son tomados por sorpresa siendo masacrados in su facto y Atahualpa hecho prisionero. Finalmente (de esto no se ocupa la canción) Atahualpa ofrece llenar tres veces su celda con artículos del mejor oro, a cambio de ser liberado (era una gran afrenta que se encontrare prisionero el lider del imperio) Pizarro accede y Atahualpa cumple, solo que es traicionado y pese a todo condenado a muerte, aún cuando Pizarro se queda con el botín. Atahualpa es muerto y con esto el imperio (que hay que decir, era un uno que pese a invadir territorios en que viven otros pueblos, respeta sus culturas e incluso a sus líderes, religión, etc) es desarticulado, no sin alguna resistencia proveniente de distintas reagrupaciones e iniciativas. Cabe decir que lo que aquí señalado es extesivo en su significado a toda la "Conquista" de Latinoaméica

Aquí abajo, dos videos de Encuentro en Cajamarca. El primero tiene un mejor audio y está acompañado de un collage de imágenes de la cultura inca. El segundo posee además una introducción y está acompañado de imágenes de lo que parece un telefilm de los hechos ya relatados.

Mi versión favorita de la canción, de todas formas, es una que tuve la oportunidad de compartir con mis alumnos del Cole San Antonio del Baluarte y que incluye "Encuentro en Cajamarca" y "Taki Ongoy II" interpretadas magistralmente por Víctor en el concierto en el Luna Parck editado en DVD y que lamentablemente no se encuentra en YouTube. Originalmente ambos temas pertenecen a su disco Taki Ongoy (1986) del que se pueden descargar todas las canciones en http://victor.heredia1.googlepages.com/

Ahí va la hermosa letra de los dos temas, y un glosario para los términos en quechua.

Encuentro en Cajamarca

Creo en mis dioses, creo en mis huacas
Creo en la vida y en la bondad
De Viracocha
Creo en Inti y Pachacamac

Como mi charqui, tomo mi chicha
Tengo mi coya, mi cumbí
lloro mis mallquis, hago mi chuño
y en esta pacha quiero vivir

Tu me presentas, runa Valverde
Junto a Pizarro un nuevo Dios
Me das un libro que llamas Biblia
Con el que dices habla tu Dios

Nada se escucha, por más que intento
Tu libro no habla, quiere callar
Por que me matas si no comprendo
tu libro no habla, no quiere hablar

Taki Ongoi II

Caerá en la tierra una lluvia sin fin
Un gran diluvio que apague el dolor

De tanta muerte y desolación
Y fertilice nuestra rebelión

Ya nos quitaron la tierra y el sol
Nuestra riqueza y la identidad

Sólo les falta prohibirnos llorar
Para arrancarnos hasta el corazón

Grita conmigo, grita ¡Taki Ongoi!
Que nuestra raza reviva en tu vos
Grita conmigo, grita ¡Taki Ongoi!
Que nuestra América es india y del sol.

Refrencias:
Coya: esposa del Inca
Cumbí: tejido de lana de vicuña
Charqui: carne secada al sol
Chicha: cerveza de maiz
Chuño: Alimento en base de papa
Huaca: ídolo, lugar u objeto sagrado
Inti: Dios sol
Mallquis: momias de los antepasados
Pacha: la tierra, el universo, el tiempo
Pachacamac: Señor de la tierra
Runa: hombre
Taki Ongoy: Movimiento político-religioso de los indígenas contra la aculturación española (imposición de su cultura).
Valverde: Sacerdote que llega con Pizarro cuando éste conquista el Perú.
Viracocha: Dios creador.

Video:
Video con introducción y escenas de recreación:

4 comentarios:

Anónimo dijo...

(Encuentro...o encontronazo???)Y de esto hace ya màs de 500 años...y tan actual!!! no crees? y bueno, hablo acerca de nuestra realidad, la mexicana, tristemente a los (que no nuestros) dirigentes actuales les siguen cambiando espejitos por oro, ahora oro negro claro...saludos otra vez desde Còrdoba, Ver.(Te pongo un correo pronto, para las canciones de Vìctor Heredia)

Jorge Díaz Arroyo dijo...

Gracias por tu saludo. Personalmente, y siguinedo con esto de la música y la visión de la sociedad, me divierto y aprendo mucho con Molotov para la realidad actual mexicana. Simplemente me parecen fantásticos. Espero tu correo y ahí te envío las versiones. Xao, Jorge

Sauria dijo...

muy bueno tu artículo!!!!
Encuentro en Cajamarca es una excelente canción, pero si uno conoce la verdadera historia detrás de eso, es terribleee!! te eriza la piel!

conocí esta historia como estudiante de letras, cuanto tuve la suerte de estudiar la conquista desde el lenguaje, desde el cruce cultural de lo escrito/oral, y como el material escrito (la biblia, las leyes españolas, la "historia oficial", los relatos de los conquistadores, etc.) "legitimaron"/sustentaron el genocidio desde la absoluta arbitrariedad de la escritura frente a la cultura oral.

Saludos, muy buen post :)

samyra ceciley dijo...

La canción nos narra cuando francisco Pizarro, empleando al sacerdote Valverde, organiza una celada a Atahualpa. Atahualpa es sorprendido por los españoles, desarmado, estos le hacen ver que de acuerdo con la biblia él debía de cambiar su religión y someterse a ellos, y como los incas no utilizaban la escritura, Atahualpa intenta escuchar la biblia, literalmente, pero al no oír nada la vota como un instrumento inservible. Pizarro con esto manda a que ataquen y capturen a Atahualpa y su comitiva, usando cañonazos y armas. Los incas asustados son tomados por sorpresa siendo masacrados y Atahualpa hecho prisionero. Finalmente, como oímos en la introducción, Atahualpa ofrece llenar 3 habitaciones con oro a cambio de su libertad, obviamente que Pizarro acepta; sin embargo este lo traiciono y lo condena a muerte, descuartizándolo y acabando así con la vida de Atahualpa y la de su imperio