sábado, 17 de mayo de 2008

LA MISIÓN o los sentidos de la presencia española en América

Uno de los hechos que más impactaron durante la colonia fue la labor de los jesuitas en América, y su posterior expulsión de estos dominios por parte de la Iglesia Católica, con la influencia de España y Portugal. Este importante episodio fue abordado por la película "La Misión" (dirigida por Roland Joffé, 1986) la que se centra en los territorios que hoy son Paraguay y parte del norte de Argentina. Sin embargo, la labor de la Compañia de Jesus (una de las más industriosas, respetuosas de los indígenas y progresístas de la época) se extendía a otras regiones del territorio español en América, y también en Chile.

La película, que se basa en hechos reales, también da luces de las intenciones y motivaciones más profundas que explicaban la presencia de España en América. Y en el film, estos diferentes motivos entran en disputa y se superponen unos con otros. Por una parte la sed de riqueza, mediante el sometimiento de los pueblos y el apoderamiento de sus territorios, recursos y su trabajo (incluso mediante la esclavitud); en un segundo plano, la expansión del reino de su majestad, en este caso, el rey de España, en disputa con otros imperios como el de Portugal, por ejemplo. En tercer lugar la evangelización, que se entendió de diversas formas, a veces para justificar la acción para intereses completamente distintos, pero también de un modo noble y bien intencionado (no por ello sin cierto grado de soberbia cultural) que en la película se expresa en el caso del personaje del padre Gabriel (interpretado por Jeremy Irons) y que en la vida real tuvo expresión en la labor y vida de, por ejemplo, Fray Bartolomé de Las Casas o para el caso de Chile, el padre Luís de Valdivia.

La película, como ya se dijo, pone en juego estos intereses, lo que se puede apreciar en el caso de las misiones que desarrollaban los jesuítas con los indígenas, los intereses y disputas comerciales y políticas sostenidas por las potencias europeas de España y Portugal en territorio americano, y la misma acción del Vaticano, quien a veces gobernaba más bien con criterios de "este mundo" que con aspiraciones más celestiales y altruístas. Todo esto sin perder de vista la fiera resistencia que pusieron los aborígenes cuando se les intentó dominar y arrebatar su territorio, lo que se muestra al fin de la película y que se encuentra acreditado por historiadores.

Para finalizar, una cita a un lider africano, que bien puede servir de colofón y material para la meditación: "Cuando los europeos llegaron, nosotros teníamos la tierra y ellos la biblia. entonces nos enseñaron a rezar con los ojos cerrados. Cuando los abrimos, ellos tenían la tierra y nosotros la biblia".

Bonus track:
1.- Uno de los jesuítas destacados fue el chileno Abate Juan Ignacio Molina, quien, cuando la orden fue expulsada de América en 1768, abandonó para siempre nuestro territorio, añorando desde europa su tierra natal, y a la cual dedicó varias de sus obras editadas en Italia, algunos de los primeros textos científicos dedicados al entonces "reino de Chile"
2.- La película, además, es conocida por su banda sonora, a cargo del compositor italiano Ennio Morricone (de reciente visita en nuestro país) y quién además a tenido a su cargo la música de otra serie de películas como "Cinema Paradiso" y "Lolita" (versión de 1997) por ejemplo.
3.- En el siguiente link, una excelente secuencia resumen de la película, que combina las bellas imágenes del film, con la excelente música compuesta por el maestro Morricone. Como para hacerse una idea de la historia y su tratamiento narrativo y estético: