miércoles, 4 de mayo de 2011

Chillán Viejo y el "relato"


En las últimas semanas se ha instalado en el debate público el tema del “relato” como una cualidad que le faltaría al actual gobierno nacional. Sin embargo este atributo no solo es necesario en ese nivel. En toda escala en donde se desarrolle un proyecto relevante se debiera presentar una causa convocante, inspiradora, que oriente y estimule.

Desde que se reconstituyera como comuna, en Chillán Viejo se experimentó lo que podríamos llamar un “relato”. Su condición de cuna del padre de la patria; su pasado resilente; su apacible encanto le dotan de historia e identidad.

Capitalizando lo anterior, la administración que inauguró esta nueva etapa comunal hizo un trabajo profundo, que no se agotó en la implementación del equipamiento urbano y de servicios propios de su nueva condición, sino que consideró además lo cultural.

No se trató de la agenda cultural efectista y fácil, que suele abundar en los municipios. En Chillán Viejo, por el contrario, se investigó, potenció y divulgó la historia local; se editaron libros o series de libros, se instaló una infraestructura urbana (edificio consistorial, paraderos, señalética) armónica y respetuosa con el pasado y ritmo tranquilo de la comuna. El “relato” chillánvejano se vivía en lo cotidiano… es más, se evidenciaba al ingresar (y al salir) de su territorio.

Con el cambio de administración comunal todo hacía pensar que esto -positivo, por cierto- se mantendría, matizándose otras cuestiones propias de la política municipal. El nuevo edil prometió, en la ceremonia en que asumió el mando, que con él se iniciaría una nueva forma de entender la gestión municipal… inédita en el mundo: la “gestión municipal convocante”. Prometedor discurso reflejo de la alta votación obtenida.

Sin embargo, lo que se ha exhibido en estos más de dos años es una administración que apenas mantiene el funcionamiento de lo que hay, con algunas mejoras propias de una gestión que no ha sido mala del todo, pero que carece de trascendencia… de “relato”. Tal vez por deformación profesional, el gobierno comunal se ha caracterizado por un marcado asistencialismo; a la vez la cultura ha decaído o, en el periodo estival, ha sido apenas algo carnavalesco y efectista.

He de esperar que el “relato” se recupere en Chillán Viejo, de las manos de quien sea.

Fotografía: A dos metros del monolito que indica el lugar donde nació Bernardo O'Higgins, yace desde hace más de un año un pilar caido tras el terremoto. El municipio chillanvejano busca hace años, junto a organizaciones sociales, culturales y académicas, traer hasta el parque monumental los restos del prócer.

No hay comentarios: