viernes, 18 de abril de 2014

Pasando revista: magazines de “negocios” en Chillán



"No hay acá criterio periodístico, de relevancia informativa, menos posibilidad de que el sagaz profesional de la información pueda hacer una indagación más aguda o crítica del servicio, negocio, o empresario. El billete manda… y compra"


Cuando se analiza el panorama de la prensa chilena de alcance nacional, los especialistas –desde hace años– han manifestado preocupación por la presión o interferencia que los grupos económicos (en la forma de auspiciadores o poderosos propietarios) tienen sobre el rol de la misma. La prensa tiene por misión informar a los lectores, y para dar un servicio de calidad, debe escrutar con independencia y celo la realidad social, económica, política y cultural de su comunidad. De ahí vienen valores como la objetividad y la veracidad, como también el prestigio, pertinencia y aporte del medio.

En Chillán, además de los dos diarios locales, existe una abundante cantidad de revistas de aparición mensual (o casi), publicadas por distintos propietarios, lo que debería suponer una variedad de temáticas, puntos de vista, independencia, y una sana y positiva disputa por hacer el reportaje más atractivo, la investigación más acuciosa, el enfoque más novedoso, el aporte más sustantivo, el golpe noticioso más audaz.

Nada más lejos de la realidad.

En Chillán se publican las revistas Nos, Murano, Forum, Tour Chillán, Chillán Magazine, Revista Todo Deportes (RTD), y Chillán Antiguo & Vitrina Urbana (recientemente fusionadas). De éstas, las cinco primeras se orientan a los negocios y al comercio (con los matices que se mencionarán más adelante); la sexta, se ocupa del deporte local, y la última de cultura y sociedad.

En la primera categoría (negocios y comercio), las publicaciones, se centran en su mayoría en los publirreportajes. Es decir, notas en que se entrevista a los propietarios o administradores de un negocio, por encargo de ellos mismos, para lo que pagan a la revista según tarifa por páginas. Por un valor adicional pueden estar en la portada. No hay acá criterio periodístico, de relevancia informativa, menos posibilidad de que el sagaz profesional de la información pueda hacer una indagación más aguda o crítica del servicio, negocio, o empresario. El billete manda… y compra. Esta herramienta no solo ha sido utilizada por empresarios o gerentes (que a veces disputan protagonismo a sus propios negocios), sino también por políticos en periodo electoral, o algún funcionario público en afán de posicionamiento. Se matiza lo anterior con columnas y notas magazinescas, aunque inocuas, sin quitarnos la idea que, en general, se nos está vendiendo gato por liebre. Sin desmarcarse del todo, Forum ofrece mayor contenido y análisis, aproximándose, aunque de lejos, a lo que las verdaderas revistas de negocio hacen: ofrecer información de relevancia a quienes toman decisiones en este ámbito, es decir, análisis e información de calidad. Chillán Magazine, en tanto, reparte sus contenidos en apoyar el proyecto Nuble Región, con las notas a las empresas de salud que avisan en la revista.

Esta situación probablemente no sea la óptima, ni siquiera para los mismos avisadores. Cobertura no es lo mismo que visibilidad, y menos credibilidad. Para que un aviso o reportaje se vea es necesario querer abrir la revista. Si sus contenidos son anodinos o irrelevantes, esto no se hará con la frecuencia ni la confianza esperada, aunque la revista se regale en nuestro mediopeliento barrio alto.

Por Jorge Díaz Arroyo. Columna "Capital Cultural", publicada el lunes 14 de abril de 2014 en diario La Discusión, de Chillán.

No hay comentarios: