domingo, 25 de mayo de 2014

Moteras de Chillán



"Los locales se instalan desde el mes de septiembre –saludando la llegada de la primavera y las fiestas patrias– y se retiran con el término del verano, siendo la temporada de mejor venta la que transcurre entre los meses de noviembre y febrero, cuando se concentran las altas temperaturas y se hace apetecible la bebida"

Los lugares no solo están compuestos por personas y relatos, sino también por sabores. Y en Chillán, además de las icónicas longanizas y los multicolores frutos y verduras que ofrece la feria local, resulta emblemático el vaso de mote con huesillo brindado por las Moteras.

Aunque su instalación original surge en los alrededores de la Feria de Chillán, el lugar más conocido, como conjunto de puestos que ofrecen el brebaje, fue el sector de Avda. O’Higgins, donde estuvieron instaladas por décadas. Allí no solo ofrecieron a consumidores locales su especialidad, sino que de modo muy significativo a los veraneantes que, en el trayecto de ida o de regreso al sur del país, encontraron en el refrescante vaso de mote con huesillo el mejor testimonio de encontrarse ya en la histórica ciudad, haciendo de los puestos una parada ideal del viaje de verano. Hoy, tras la intervención de la Avda. O’Higgins, las moteras se han instalado no muy lejos de allí, en la calle Arturo Prat, al costado de la Plaza Victoria, buscando generar una nueva tradición en ese entorno.

El mote con huesillo es una bebida no alcohólica típicamente chilena, que se sirve en todo el país, pero que en Chillán adquiere características especiales por la impronta que le otorgan las moteras. Los locales se instalan desde el mes de septiembre –saludando la llegada de la primavera y las fiestas patrias– y se retiran con el término del verano, siendo la temporada de mejor venta la que transcurre entre los meses de noviembre y febrero, cuando se concentran las altas temperaturas y se hace apetecible la bebida para combatir el calor.

Así el mote con huesillo es uno de nuestros sabores, y el oficio de su preparación, como el ritual de consumirlo en uno de los tradicionales locales de Chillán, una de esas costumbres que crea identidad.


Texto preparado para la Guía del Día del Patrimonio 2014, en Chillán, a cargo de la Unidad de Patrimonio de la Ilustre Municipalidad de Chillán.
Ilustración de Benjamín Kloss para la misma publicación.

No hay comentarios: