domingo, 19 de marzo de 2017

Reseña a "El diario de Ana Frank"


Ana Frank
Origo Ediciones (publicación original en 1947)

El testimonio de esta adolescente judía asesinada en los campos de exterminio nazis no ha perdido su vigencia en cuanto a ilustrar el holocausto y, aunque parezca contradictorio, inspirar a generaciones a trabajar por la dignidad, la vida y los derechos humanos. Ana pasó casi dos años y medio oculta junto a su familia y otras personas en las habitaciones traseras de un almacén holandés, luego de huir desde Alemania, para evitar la persecución nazi. En esas circunstancias escribió su diario, regalado por sus padres poco antes de la “diáspora”. Pero la fuerza y trascendencia del texto no pasa porque Ana esté todo el tiempo compadeciéndose de su situación y la de su familia y deseando la paz mundial. Por supuesto que eso sucede. Pero lo que se nos revela es la vida en esas extrañas y extraordinarias circunstancias de una muchacha en crecimiento, perspicaz, extrovertida, estudiosa y a veces mordaz. También profundamente reflexiva y sensible (lo que trata de ocultar). Hacia la mitad del libro se produce un giro que acusa la madurez que va alcanzando la autora; su independencia de criterio; su vocación por las letras (que la hacen desear ser periodista o escritora); su mirada crítica hacia los adultos que la acompañan en su “cautiverio”; y el nacimiento de un romance. De ahí que el libro sea un canto a la vida, y una dolorosa (pero necesaria) toma de conciencia respecto a tantas vidas cegadas por el totalitarismo y el fanatismo.

No hay comentarios: