sábado, 30 de septiembre de 2017

Una breve aproximación a la obra de Nicanor Parra


El 5 de septiembre de 2014 se celebró el centenario de Nicanor Parra y en distintos puntos del país se realizaron homenajes y actividades. También, por supuesto, en San Fabián de Alico, donde el vate nació, y Chillán, donde vivió, estudió y ejerció la docencia. Y aunque es raro encontrar a alguien que no ubique la figura desgarbada y carismática del Premio Nacional de Literatura 1969 y Premio Cervantes 2011, otra cosa es lo que ocurre con su obra. Revista Leamos realizó para la ocasión este artículo invitando a conocer la vasta, rica y desafiante creación de Nicanor Parra a través de títulos encontrables en Chillán, incluyendo uno que aborda la presencia de nuestra ciudad en el imaginario y la obra parriana. Como para celebrar aquel centenario enterados cabalmente del porqué Nicanor es reconocido como uno de los poetas más revolucionarios en la literatura contemporánea.


Por Jorge Díaz Arroyo


Desde hace algunos números atrás, revista Leamos ha estado reseñando en su sección de recomendaciones algunos títulos que introducen al lector en la vida y obra de Nicanor Parra. Esto, en el contexto de la celebración de su centenario este 5 de septiembre. Así ya hemos hablado de la edición especial que le dedicó la revista Quinchamalí, publicada por la Universidad del Bío-Bío; la antología Poemas para combatir la calvicie, compilada por Julio Ortega; y la antibiografía El mundo de Nicanor Parra, de Pamela Zúñiga.

Pero la ocasión es importante, la obra magna y trascendente, y el personaje fascinante, por lo que amerita un acercamiento aún más completo, y eso es lo que pretendemos ofrecer en esta ocasión a nuestros lectores.


OBRAS COMPLETAS & ALGO + I (1935 - 1972)
Nicanor Parra
Galaxia Gutemberg - Círculo de Lectores

En 2006 Galaxia Gutemberg y Círculo de Lectores dieron a la luz el resultado de un proyecto anhelado y que parecía imposible: el primer volumen de las Obras completas de Nicanor Parra. Varios gestores y editoriales habían intentado antes emprender la tarea, sucumbiendo ante la incomodidad y desconfianza del poeta con un tipo de publicación que parecía ponerle la lápida a su obra creadora y, por otro lado, la canonizaba en un formato consagratorio y tradicional, nada más alejado del vate cuya fama es ser el creador y estandarte de la antipoesía, y que ha presentado sus creaciones en la forma de tarjetas ilustradas y bandejas de cartón.

Sin embargo la convicción de los gestores dio sus frutos, y a condición de una activa supervisión del proyecto por parte del propio antipoeta, el primero de los dos tomos llegó a las librerías convertido en parte de una inmejorable oportunidad para conocer en su vastedad la obra creadora de Parra. En cualquier caso, el título Obras completas y algo + no fue gratuito, pues en él se concibe como obra parriana aquella vinculada principalmente a las creaciones antipoéticas, no omitiéndose, sin embargo, otras de sus obras. Para ello este primer volumen –que aborda el periodo comprendido entre 1935 y 1972– se estructura en cuatro grandes secciones:

La primera está constituida por una presentación que entrega al lector los pormenores del proyecto y la modalidad adoptada en su construcción; un prefacio del prestigioso crítico literario Harold Bloom; una comprensiva introducción de Niall Binns titulada ¿Por qué leer a Nicanor Parra?, un estudio a modo de prólogo de Federico Schop, más una cronología del poeta en el periodo estudiado en este volumen.

La segunda es, por decirlo de alguna manera, la obra oficial de Nicanor Parra, es decir, la que se inicia con su emblemático libro, Poemas y antipoemas (1954), y que inaugura la senda de la antipoesía. Le sigue, en orden cronológico, La cueca larga (1958), Versos de salón (1962), Manifiesto (1963), Canciones rusas (1967), Obra gruesa (1969), entre otras obras para llegar finalmente a los célebres Artefactos (1972), entregados en la forma de tarjetas postales ilustradas por Guillermo Tejeda dentro de una caja, uno de los hitos más revolucionarios de la antipoesía (la “explosión del antipoema” como les llamó Parra), y que acá se reproducen en las páginas de un libro.

La tercera parte, titulada “Los trapos al sol”, vendría a ser la veta “no oficial” de la obra parriana. Es decir, sus trabajos alejados (o anteriores) de (a) la antipoesía, incluyendo su primer libro, Cancionero sin nombre (1937), publicaciones en revistas y antologías, así como el proyecto Quebrantahuesos, desarrollado junto a Enrique Lihn y Alejandro Jodorowsky en 1952, consistente en collages en base a periódicos, para dar forma a un delirante y sarcástico diario mural. También se incluyen en esta sección su conferencia Poetas de la claridad, su Discurso de bienvenida en honor a Pablo Neruda (con que se recibió al vate en la Universidad de Chile), y tres anexos que abordan un trabajo sobre física (Parra estudió matemática y física en la Universidad de Chile, especializándose luego en el extranjero); su traducción Poesía rusa contemporánea y los textos originales, sin ilustrar, de los Artefactos.

Finalmente cierra el primer volumen una sección llamada “Notas”, que aporta información relativa a cada una de sus publicaciones y trabajos acá reunidos, contextualizado sus circunstancias.


OBRAS COMPLETAS & ALGO + II (1975 - 2006)
Nicanor Parra
Galaxia Gutemberg - Círculo de Lectores

Publicada en 2011, e incluyendo obras dadas a la luz entre 1975 y 2006, esta segunda y última parte de las Obras completas de Nicanor Parra no incluyen, obviamente, el libro Temporal, editado por la Universidad Diego Portales este 2014. Sin embargo, constituyen, en conjunto con el volumen I del que nos ocupábamos líneas más arriba, la recopilación más completa del antipoeta nacido hace un siglo.

En este volumen también hay una presentación, que se ocupa principalmente de establecer que estas Obras completas son, necesariamente, incompletas, pues el poeta sigue creando, infatigable, a los noventa y tantos años, en su casa en Las Cruces. Le sigue, al igual que en el primer tomo, una cronología esencial sobre el autor durante el periodo abordado.

El cuerpo principal del texto está dedicado a la obra publicada de Nicanor, comenzando con Sermones y Prédicas del Cristo del Elqui (1977), y Nuevos sermones y prédicas del Cristo del Elqui (1979), continuando, entre otros, con los Ecopoemas (1982), Chistes par(r)a desorientar a la (policía) poesía (1983) Coplas de Navidad (1983), Hojas de Parra (1985), su traducción del clásico de Shakespeare Lear Rey & Mendigo (2004), los Discursos de sobremesa (2006) que reúne sus intervenciones al recibir premios y/o homenajes entre 1991 y 1997, Obras Públicas (2006) con una gran cantidad de sus “trabajos prácticos” (objetos intervenidos con textos que devienen en un resultado antipoético), “Tablitas de Isla Negra”, “Las bandejitas de isla negra” y otras expresiones de antipoesía.

Vuelve a encontrarse en este tomo una sección para aquellas obras que se desmarcan del itinerario oficial. Bautizada como “Calcetines huachos” en esta ocasión se trata más bien de creaciones inéditas recogidas en el marco de antologías como Poemas para combatir la calvicie o ediciones especiales como la que le dedicó el semanario satírico The Clinic en 2004.

Cierra el volumen una sección de “Notas” que contextualiza cada una de las publicaciones abordadas.

Los dos tomos de las Obras Completas & Algo +, de Nicanor Parra, son el mejor modo de aproximarse a la totalidad de su creación. Algo que merece hacerse en el contexto de su centenario, y que resulta imprescindible si queremos superar la celebración de eslogan y frase hecha, vacía de real conocimiento y, por tanto, de valoración del antipoeta.


NICANOR EN CHILLÁN
Juan Gabriel Araya
Ediciones Universidad del Bío-Bío

El académico de la Universidad del Bío-Bío, Juan Gabriel Araya, es el autor de este trabajo, abocado a estudiar como Chillán está presente en el imaginario y obra de Nicanor Parra.

En efecto, el vate vivió parte de su adolescencia en nuestra ciudad entre 1927 y 1932, junto a su numerosa (y talentosa) familia en una modesta casa en el sector de Villa Alegre, hoy Ultraestación, en las cercanías del Cementerio Municipal. Desde allí se dirigía al Liceo de Hombres de Chillán, actual Narciso Tondreau, a cursar su formación secundaria. Tras terminar en Santiago su último año de humanidades en el Internado Nacional Barros Arana, y estudiar en la Universidad de Chile Matemáticas y Física, volvió en 1937 a Chillán a trabajar como profesor e inspector en el mismo Liceo donde antes estudiara. Permanece en la ciudad hasta el Terremoto de 1939.

Araya analiza la estancia chillaneja de Nicanor, ahondando en ciertos episodios claves, como aquel de 1938 en que irrumpe en un acto en que se da la bienvenida a la ciudad a Gabriela Mistral, toda una celebridad, dedicándole el poema Canto a la Escuela, a lo que la ilustre visitante responde aclamándolo como “el futuro poeta de Chile”. También figuran otros pasajes como aquel en que unas ancianas le arruinan sus planes para sorprender y agasajar a una polola y su familia, lo que se expresará luego en el poema El túnel, o la dramática muerte de su amigo Aliro Zumelzu en el Terremoto del 39, dando origen a la pieza La mano del joven muerto.

Pero la presencia de Chillán en Parra es más que la de unos cuantos episodios que terminan en poemas. Es esa mezcla de urbanidad y ruralidad, de cultura ilustrada y popular, de mixtura entre lo docto y lo campesino, que tan bien recoge su poética (y antipoética) y que será sello identitario en la obra de Nicanor.

El libro se acompaña de una “Antología” chillaneja, consistente en una selección de trabajos que ilustran lo expuesto. El poeta que se define como un “huaso chillanejo” volverá una y otra vez, explícitamente o no, a sus “lugares sagrados”, como declara en El hombre al agua, poema en que, harto, decide partir desde Valparaíso a Chillán… “en bicicleta”. La tierra llama…

No hay comentarios: